lunes, marzo 08, 2010

Fragmentación [Carnicería Dramática Nº2]


Capuletti

(CASA DE RICK Y MINA. La habitación en la que se encuentran, tiene un aspecto descaradamente desconcertante. RICK está rodeado de lámparas. Frente a sí, tiene una televisión encendida, sobre la que apoya los pies desnudos. Girará constantemente el torso para poder pintar en el lienzo situado a uno de sus laterales. De vez en cuando, mira con rencor a MINA, deja de pintar, y comienza a cortarse las uñas de los pies. MINA, por el contrario, parece una profeta recién llegada del desierto. A sus pies, tiene una vela encendida. Intentará taparse insistentemente como puede/sabe con un abrigo que su marido le cede. Por momentos, parece querer acercarse a RICK. Lo hace. Se acerca para ver que pinta su marido. Las lámparas que rodean a RICK la ciegan. Él le ofrece unas extravagantes gafas de sol triples. MINA vuelve a su sitio, cae torpemente por el camino, visiblemente afectada por la luz de las lámparas. Se pone las gafas, adquiriendo el aspecto de una araña. Quemándose accidentalmente con la vela, palpa el suelo en busca del abrigo. Cuando finalmente lo encuentra, tapa con él su espalda).

RICK.— (Toda la conversación transcurre con una monotonía hostil). Este será el último cuadro que pinte.

MINA.— ¿Por qué?

RICK.— No finjas que te importa.

MINA.— Me gustan tus cuadros. (Silencio). Pero tú no.

RICK.— Mis cuadros son a mi cerebro, lo que mi entrepierna es al resto del cuerpo. Yo no te gusto porque estás enferma.

MINA.— ¿Dejarás que me muera? No me importaría ayudar a que la enfermedad cumpla como enfermedad. Y una vez muerta, me aparecería con mi recién adquirida apariencia fantasmal para bajarte los calzoncillos mientras duermes y...

RICK.— Lo que tú tienes no te va a matar. Nunca.

MINA.— No sigas hablando, por favor.

RICK.— ¿Recuerdas cuándo solía retratarte?

MINA.— No quiero (Baja la cabeza culpable. Parece un ridículo mimo de culpabilidad en un niño. No obstante, no varía el tono en ninguno de los dos).

RICK.— Eres la peor modelo que un pintor pueda tener. (Calla durante dos minutos. Mira la televisión. Vuelve a pintar). Eres la peor mujer que cualquiera pueda tener (Calla de nuevo). Sabes, quería ser como ese demente del relato de Poe, que sacrificaba a su amante, a la realidad, con tal de pintar el cuadro perfecto.

MINA.— No me gusta Poe, sádico asqueroso.

RICK.— Eso es porque tú no eres real. Cuando te pintaba, los dedos se me agarrotaban, el lienzo comenzaba a criar moho sin control alguno, y sentía el nacimiento de una úlcera más longeva que mi vida misma. (Acercándose a ella despacio, amenazante, pero sin levantar el tono). Tú, en un ocaso nuclear, tú serías una cucaracha. Solo por el placer de recorrer los cadáveres de nosotros, los corpóreos. Y habitarías en las cuencas vacías de mis ojos con tanta inocencia que me harías resucitar únicamente para poder vomitar de asco. (MINA empieza a imitar a una araña. La seriedad de su interpretación es tensa y casi lasciva. Se abraza con una lentitud desesperante [y desesperada] a la pierna de RICK, mordiendo y haciendo como si succionase).

MINA.— No, yo soy una araña, demente de Poe. Lo juro. Tengo más ojos de los necesarios, para permitirte ver tu miedo reflejado en ellos. No me puedes culpar de nada. Soy diminuta tan solo por consideración, para que no tengas que ver como despedazo repugnantemente insectos con mis colmillos. Me completa el insecto incapaz. ¿Lo ves? Mi diente ni siquiera alcanza tu hueso. Yo no soy una cucaracha. No.

RICK.— A mí, demente de Poe (La tira al suelo), me gustaría ver como despedazas insectos, como llegas al hueso. (La mira durante un minuto. Ella continúa su pantomima de la araña, andando a cuatro patas de un lado para otro con una lentitud exasperante). Voy a terminar el cuadro, no tengo tiempo para tus payasadas.

(La escena termina como empezó. Excepto por las gafas de MINA, y por el empeño con el que ahora juega con la vela).

8 comentarios:

PELLICER dijo...

Con tu permiso:

Es tremendo que MINA llegue a caminar como una araña depilada (digo yo que tal será la condición de sus extremidades)

Es grotesco y cruel.

Delicioso.

P.D: Adoro a Edgar Alan Poe desde los trece años. Estoy condenado a detestar a MINA.

Enrique M. dijo...

La condicion de araña depilada, añadiria un nuevo nivel, aun mas grotesco y cruel, para la pobre MINA.

Bienvenido.

PD: No detestes a la pobre MINA. Suficiente tiene con ser araña depilada.

tournesols dijo...

MINA je t'aime

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Espero algo

luna dijo...

Minina

Lara dijo...

quiero verlo en vivo

Enrique M. dijo...

Yo tambien, Lara.

tournesols dijo...

(moi aussi)