lunes, junio 08, 2009

Fata Morgana


Olivia Parker

El vientre se mueve de arriba a abajo. Suena a rosas y abismo.
Las rosas no alivian el hambre.
Las rosas no alivian la sed.
El vientre cayendo de abajo a arriba. Como un compendio de acidos
y formulas animales desprovistas de alma.

El vientre no tiene hambre. El hombre no tiene sed.
Abismo no es abismo, abismo es ahora vacio en nuestra hora vacia.

Y en el vacio se abre un agujero
carnoso que anuncia la hora de comer.

Temblaran las rosas.

5 comentarios:

luna dijo...

que hambre


(que hombre!)

rubén m. dijo...

Un agujero carnoso en el vacío... cada vez me afecta más lo que leo por aquí, y lo que veo: no conozco a esta artista pero esta imagen es como un collage de Cornell en clave pútrido-esquizoide. Descubrimiento.

Lara dijo...

yo también sigo descubriendo aquí cada vez

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

mi vientre es un parterre de rosas rojas.

Julio Castelló dijo...

Comparto el hambre...